El municipio de Arce está recorrido de norte a sur por los rios Urrobi e Iratí, ambos crean dos valles, uno -con el Iratí- baja del pirineo por Aezkoa y Oroz -Betelu y el otro- con el Urrobi – baja desde Burguete hasta desaguar en el Iratí a la altura de Itoiz.

Además del aspecto paisajístico, el valle de Arce contiene suficientes elementos monumentales como para visitarlo detenidamente. El más importante es la preciosa iglesia de Santa Maria de Arce, uno de los mejores ejemplos del románico rural. Antes merece la pena visitar la iglesia de Nagore, también románica y con interesante mobiliario de escultura y pintura, principalmente el retablo presidido por la talla gótica de nuestra señora de Nagore.

No podemos dejar de hacer mención especial al hecho de que en este territorio se encuentran preciosas muestras de palacios nobiliarios, algunos de ellos tan antiguos que incluso fueron levantados con torres defensivas destacando por su importancia la torre fortificada medieval de Ayanz, la torre de Liberri y como no la torre de Uriz.